CONSEJOS PARA ORGANIZAR TÚ CLOSET

CONSEJOS PARA ORGANIZAR TÚ CLOSET

CONSEJOS PARA ORGANIZAR TÚ CLOSET Y APROVECHAR LOS ESPACIOS

 

No necesitas un vestidor ni un Closet enorme, lo más importante es planificar su distribución y ponerle un poco de imaginación.

Para duplicar la capacidad interior de tu closet y encontrar de forma fácil y rápida tu ropa, es esencial una distribución a la medida. Más que llenar el interior de barras, estantes y cajones sofisticados, se trata de planificar un almacenamiento que se adapte a tu vestuario y a tus hábitos de orden, y que, con pequeños cambios, te sea útil a lo largo de toda la vida.

Para esto, te damos estos buenos tips que te ayudaran a organizarte de maravilla:
LAS CONSIDERACIONES

  • Sólo llena tu armario en tres cuartos de su totalidad, deja algo de espacio para las necesidades de almacenamiento futuras, si eres mujer ya sabes de lo que hablo, “siempre tenemos tiempo y dinero para una blusita más”. Si definitivamente tu closet no es suficiente, puedes complementar tus necesidades de almacenamiento con muebles y estantes que cubran esta necesidad en otras áreas de tu cuarto o de tu casa, y que den un toque especial a la decoración.
  • Uno de los grandes problemas es la cantidad de ropa y cosas que guardamos, y que ya no usamos. Así que antes de cualquier cosa, hay que separar, clasificar y definitivamente tirar las cosas que ya no sirvan o que ya no ocupes.
  • Si llevas más de un año sin ponerte esa prenda que tienes doblada o colgada en tu closet, no le hagas más al cuento, ¡ya no te la vas a poner!, así que mejor sácala y aprovecha ese espacio para cosas que realmente usas. “Recuerda que para tener cosas nuevas, hay  que sacar las viejas”.
  • No te olvides de los aromas. Mantén tu ropa oliendo a fresco con popurrís y bloques de cedro para clóset.


LA DEPURACIÓN

  • Antes que nada, vacía el clóset. Ten en cuenta que a lo sumo, usas el 20% de tu ropa diariamente. Un 10% es para ocasiones especiales y el otro 70% probablemente nunca lo tocas.
  • Divide la ropa en tres pilas: Una pila para la ropa que está pasada de moda, no te queda o simplemente ya no te gusta.
  • Una pila para la ropa con daños menores como descosida, sin botones, manchada, etc.
  • Una pila con la ropa que adoras y que sí usas, la que te encanta y te pones mucho menos seguido, (vestuario para eventos especiales, playa, temporadas específicas, etc.).
  • Ahora, tira o dona la ropa del primer montón, colócala en una bolsa de plástico ¡No tengas miedo, atrévete, y deshazte de ella sin remordimientos, te sentirás liberada, ya verás!
  • De la pila dos, oblígate a coser o remendar la ropa, colócala en un cesto y fíjate un plazo límite de dos semanas, por ejemplo, si no lo logras, descarta esa ropa y mejor tírala o dónala, ¡es obvio que no la aprecias lo suficiente!


LOS ESPACIOS:

  • Consigue una suficiente provisión de ganchos y perchas, te harán falta muchos ganchos de plástico de dos colores diferentes, si compartes el clóset, o del mismo color, si es sólo tuyo.
  • Es importante clasificar la ropa por prendas y asignar a cada tipo un compartimento, por ejemplo, para camisas, faldas, sacos, pantalones se necesitan huecos cortos, para abrigos, vestidos cortos y vestidos largos, espacios altos y un poco más anchos.
  • Puedes usar los ganchos con varios niveles verticales que ahorran mucho espacio horizontal, puedes colocar hasta cuatro veces más ropa y evitas encontrarla toda arrugada.
  • Las repisas son ideales para las playeras, suéteres, pijamas, etc. pero también puede ser para las camisas, sobre todo si las guardas dobladas y ya planchadas.
  • Los cajones resultan ser imprescindibles para almacenar la ropa pequeña, para las joyas y los adornos para el pelo, etc. Si guardas en un mismo cajón dos tipos de prendas de tamaño muy distinto -por ejemplo, pijamas y calcetines- pon separadores para aprovechar al máximo el espacio. Así todo tendrá su sitio sin problemas.
  • Para guantes, mascadas, bufandas y cosas delgadas como camisetas, lo ideal son los cestos, ahora existen muchos materiales y diseños increíbles que decorarán tu espacio y se verán muy bien, hay de rejillas, mimbre, tela, plástico, etc., además son más baratas y ligeras que los cajones.
  • Las cajas de plástico con tapa, son ideales para la ropa de otras temporadas, bien doblada y en las partes más altas de tu closet, quedarán perfectas para que aguarden a que las vuelvas a utilizar en 12 meses, o hasta tus próximas vacaciones.
  • Si lo necesitas, coloca etiquetas a las cajas para que localices fácilmente lo que necesites posteriormente.


LOS ACCESOS:

  • Lo primero es dividir las prendas según el uso que les des, por ejemplo, puedes separarlas en tres grupos: ropa para el trabajo, vestimenta casual y deportiva y prendas para ocasiones especiales.
  • Dedica una zona del armario para cada una de ellas, procurando que la más accesible contenga la ropa que más usas (generalmente serán las prendas para la oficina).
  • Como ya lo platicamos, dentro de cada bloque, ordena la vestimenta por tamaño, pantalones, faldas, camisas, etc. en el mismo sitio y ropa larga en otra área. Así, tu armario estará siempre en orden y te facilitará mucho las cosas por las mañanas.
  • Ponle fundas a la ropa que menos usas como a esa de las ocasiones especiales, con esto estará siempre lista y limpia, en las tiendas para el hogar venden paquetes de 3 a 5 fundas unitalla.
  • En cuanto a los trajes, ponlos todos juntos en la misma parte del closet. Si conservas los ganchos en la que estaba colgado cuando lo compraste, mejor. Las hombreras pierden su forma en soportes inadecuados.
  • Si además los agrupas por colores, te será mucho más sencillo localizar lo que quieres rápidamente.
  • Objetos pequeños, como cinturones, corbatas, medias suelen ser un quebradero de cabeza a la hora de buscarlos en los cajones del closet. Lo que puedes hacer para no tardarte media hora en buscarlos por las mañanas, es poner un colgador detrás de la puerta del closet o en una pared del vestidor, de tal forma que queden perfectamente expuestos para escoger sin desordenar. Además, estos colgadores o perchas ocupan menos espacio y puedes aprovechar los cajones para otras cosas.


LOS ZAPATOS:

  • Muchas veces los zapatos, son mejor ponerlos fuera del closet, o como mínimo, en un módulo independiente, por dos razones: para que los olores no invadan las prendas y para que el fondo del armario se aproveche y se ajuste a tus zapatos.
  • Una solución es meterlos en cajas con el frontal de plástico transparente para que no tengas que abrir todas a diario, puedes encontrarlas en tiendas para el hogar
  • Otra forma práctica de guardarlos es con un organizador vertical.  Este tipo de organizadores los podrás colocar detrás de la puerta o en un espacio vertical desaprovechado, en cualquier rincón quedará perfecto.  Algunos tiene espacio hasta para 20 pares de zapatos y es fácil de limpiar.


LAS BOLSAS

  • Ocupan mucho espacio en cualquier sitio, pero puedes colocarlas dentro del armario en una repisa, también puedes guardarlas en bolsas de plástico para que no se ensucien, y cada vez que las uses no tendrás que limpiarlas.
  • También puedes colocarlas detrás de la puerta del closet o en una pared del vestidor de la siguiente manera: cuelga una tela fuerte y ancha (lona por ejemplo) del ancho de la puerta o la pared, después recorta cuadros de tela más suave del tamaño de tus bolsas y cóselos como si fueran bolsillos sobre la tela gruesa, podrás guardar un bolso en cada uno de ellos.
  • Otra forma práctica de guardar tus bolsas es fuera del closet, puedes comprar un perchero pequeño, de esos para sacos y sombreros y llenarlo de bolsas, estos percheros no ocupan mucho espacio, puedes colocarlo en un rincón de tu cuarto, o si tienes espacio, probablemente quede bien dentro de tu vestidor, de esta manera podrás poner todas tus bolsas juntas y localizar aquella que necesites rápidamente.