Consejos para el lavado de ropa en casa para que nos dure más tiempo.

por | Ago 26, 2014 | Consejos para el hogar | 0 Comentarios

Lee las etiquetas de la ropa

A menos que seamos expertos en lavado de ropa, hay que leer las etiquetas de la ropa antes de nada. Seguir las instrucciones de estas nos ahorrará un montón de dinero.

Con el tiempo y la experiencia podemos adecuar las instrucciones, ya que algunos elementos ponen “lavar a mano” y se puede colocar en la lavadora en un ciclo suave o en una bolsa especial para el lavado.

 Separar la ropa 

Cuando dejas tu ropa en la lavadora, esencialmente bailan entre sí, imagina una blusa con cremallera junto con tus prendas delicadas. Separar las prendas blancas de las de color, separar las prendas delicadas y si es posible separar por tipo de tejido.

Quitar las manchas de la ropa antes del lavado

Las manchas pueden requerir un tratamiento adicional antes del lavado, un buen quitamanchas es el bicarbonato de sodio con un poco de vinagre, dejemos la prenda en remojo antes de ser llevado a la lavadora. Después de lavar el área manchada cheque de nuevo, es posible que tenga que repetir el tratamiento. Las manchas de grasa, o aceite, pueden ser difíciles el bórax se puede conseguir en farmacias y es muy bueno con este tipo de manchas.

Utiliza una bolsa, para lavar prendas delicadas

Una bolsa de tejido de punto puede ser su mejor amigo para proteger las prendas delicadas como la ropa interior, ropa de bebé, etc. La bolsa disminuye la fricción entre la ropa para evitar la aparición de gránulos y la deformación de los tejidos.

Lavar la ropa con agua fría

En la mayoría de los casos el agua fría no desgasta o cambia las fibras de la tela de la ropa, aumenta considerablemente la vida de la misma y preserva el color original. Esto también le ahorrará mucho dinero  no solo en ropa sino que también en el consumo de energía.

Cuidado con lejía

Bleach, lejía o cloro es muy dañina para la ropa, hasta la tela de algodón blanco puede salir dañada si se utiliza sin diluir en agua o en una concentración demasiado alta. Siempre diluya lejía y mejor no usarla, sobre todo sino tenemos experiencia en como se usa.

Al tender, hazlo siempre del revés, para evitar que el sol se “coma” los colores. Y cuando vayas a planchar, utiliza un vaporizador; te ayudará a mantener la humedad, así es más fácil eliminar las marcas y arrugas.

Y para que siempre huelan bien…

Puedes poner dentro de armarios y cajones unas hojas de laurel, unas pastillas de jabón o un pañuelo con unas gotas de perfume. También un saquito con lavanda que, además, combate las polillas.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Código antispam *