Hay que darle vida y color a todo…

Decorar tu espacio de trabajo puede cambiar tu semana significativamente; aunque no lo creas, con solo hacer un par de cambios, tu oficina cobrará nueva vida y te sentirás más a gusto haciendo lo que mejor sabes hacer.  

Dale un splash de color

Rompe con los colores mundanos de tu monitor y teléfono del puesto de trabajo con distintos materiales de oficina en colores vibrantes.  Por ejemplo, una abrochadora verde turquesa, o un porta lápices color fucsia le darán vida a tu espacio.  Puedes coordinar o contrastar, como quieras, lo cierto es que toque de color definitivamente alegrará tu escritorio…¡y tu día!

 

Personalízalo

Añade stickers o etiquetas a tus artículos de librería para subirte el ánimo al instante y te sientas como una niña nuevamente.  Con tantas opciones y colores, esto definitivamente hará tu escritorio mucho más divertido.

Anotadores con estilo

Mezcla y combina cuadernos de notas en distintas estampas y tamaños para darle variedad a tu escritorio.  Aunque si ya tienes muchos colores, una libreta en un blanco pleno también podría darle fresco a tu oficina. Es cuestión de elegir cuales diseños te darán más sensación de tranquilidad y ¡querrás anotar todo!

Relájate:

Con tantas personas y personalidades dentro de una oficina, tu puesto puede pasar desapercibido.  La idea es que tampoco parezca una fiesta de carnaval, pero puedes agregarle detalles como un almohadón que refleje tu personalidad, y además le dé comodidad a tu espacio.

Súmale cuadritos:

¿Qué te mantiene motivado todo el día?  A lo mejor es una foto de tus mejores amigos, tu mascota o una frase inspiracional; no importa lo que sea, enmarcalo y manténlo frente a tu escritorio, ¡estarás feliz todo el día!