Los 10 mandamientos del buen pignorante

por | Oct 21, 2014 | Finanzas personales | 0 Comentarios

Cuando alguien tiene problemas de dinero, lo que menos quiere es encontrar soluciones falsas que le generen aún más dificultades con sus finanzas. Pero es una situación que pasa… y pasa mucho.

Cuando alguien tiene problemas de dinero, lo que menos quiere es encontrar soluciones falsas que le generen aún más dificultades con sus finanzas. Pero es una situación que pasa… y pasa mucho.

Para muestra está el caso de las casas de empeño, instituciones dedicadas al préstamo prendario cuyo sector se encuentra altamente invadido por empresas que operan en la informalidad y que ponen en riesgo el patrimonio de quienes acuden a ellas.

Son cerca de 6,000 las casas de empeño que operan en el país y sólo 3,117 de ellas cuentan con un registro ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), informó Bernardo Altamirano, titular de la dependencia.

Esta situación puede generar malos entendidos en el cobro de tasas de interés y dificulta la recuperación de las prendas. En el 2010, fueron presentadas ante la Profeco 1,053 quejas relacionadas con estos establecimientos y 1,197 quejas durante el 2011.

Las principales quejas se dieron por la negativa de entrega del artículo y la negativa a la devolución del depósito, dijo Aarón Jiménez Paz, recién nombrado subprocurador de Servicios de la dependencia.

CUIDADO, ALGUNAS COBRAN MÁS DE 1,000% DE INTERÉS

A decir Adolfo Vélez Muñoz, presidente de la Asociación Nacional de Casas de Empeño (Anace), la comisión promedio que cobran los establecimientos pertenecientes al sector formal se encuentra alrededor de 10% mensual; es decir, 120% anual, ya incluyendo comisión y almacenaje.

Aunque existen casas en el sector informal que cobran más de 1,000% anual, denunció Luis Pazos de la Torre, presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Es recomendable comparar entre diferentes alternativas, pues cada empresa tiene diferentes comisiones y tasas de interés.

ADIÓS A LA PUBLICIDAD ENGAÑOSA

Con el propósito de crear un mecanismo de autorregulación, de ahora en adelante, los empleados de las casas de empeño recibirán capacitación por parte de la Profeco para evitar difundir publicidad que induzca al engaño o la confusión.

En caso de que alguna empresa incurra en estas malas prácticas por los servicios que ofrece a los pignorantes, las multas podrían ascender hasta los 2 millones 300,000 pesos.

DECÁLOGO A PRUEBA DE ENGAÑOS

A más tardar el 31 de enero todas las casas de empeño deberán dar a conocer a los usuarios cuáles son sus derechos como pignorantes al momento de realizar su visita al establecimiento.

1 La casa de empeño debe exhibir información al público sobre los derechos que adquieren al empeñar un artículo. Si no la tiene, puede desconfiar del establecimiento.

2 Antes de firmar contrato, verifique con la Profeco si dicha empresa tiene su debido registro ante la dependencia.

3 Conozca cuánto pagará por comisiones, tasa de interés anual y costos de almacenaje (depende del valor del objeto).

4 Cuando se realice el avalúo a la prenda, solicite el monto exacto del préstamo previo a firmar el contrato.

5 Vigile que las básculas en las que se pesa la prenda a empeñar tengan los hologramas de la Profeco.

6 Al refrendar o renovar el préstamo en tiempo, deben respetarse las condiciones del contrato original.

7 Su prenda no puede ser vendida antes de que venza el plazo del empeño.

8 La casa de empeño debe responder por pérdida, deterioro o robo de bienes empeñados.

9 Solicite la cancelación del contrato, si la empresa incumple alguna condición.

10 Presente su queja o denuncia ante la Profeco en caso de incumplimiento. Para más información llame a la Profeco: 5625-6700 y (01800)4688-722.

Fuente: ILSE SANTA RITA / EL ECONOMISTA

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Código antispam *